Intentamos que los padres podáis estar con vuestro hijo hasta justo antes de pasar al quirófano.

Durante esos momentos es importante intentar que esté tranquilo. Si ya es un poco mayor y habéis preparado un sueño divertido para la cirugía habla de él, imaginadlo y planeadlo juntos, con detalle, los paisajes, cómo se siente…como si imaginase una película… si lo preferís podéis estar viendo una película, leyendo un cuento o jugando a algo tranquilo.

En ocasiones, sobre todo si el niño está nervioso, damos una "premedicación", un medicamento que hace que esté más relajado para entrar al quirófano. Se administra vía oral o vía intranasal. Si es así te diremos que le vigiles y que esté tumbado ya que pueden caerse hacia los lados al sedarse.

De la cama en su habitación pasará en una camilla trasportado por un celador hasta el quirófano, podrás acompañarle por el camino hasta la zona de quirófanos.

Trataremos de evitar los pinchazos, así que puedes decirle que esté tranquilo sobre ello. Lo haremos cuando esté dormido. Todo esto puede variar en función del caso particular de tu hijo pero ocurrirá así la mayoría de las veces. Una vez en el quirófano le taparemos para que esté calentito, le daremos la mano y le hablaremos para que esté tranquilo hasta que se duerma. A la vez pondremos unas pegatinas en su pecho para tenerle monitorizado desde el principio.

Si es lo suficientemente mayor ( a partir de unos 3 años) le pediremos que sople para inflar un globo a través de una mascarilla mientras piensa en su sueño, a través de esta mascarilla inhala anestésicos con los que se quedará dormido.

Una vez dormido ya procederemos a cogerle una vía para administrar los anestésicos y medicamentos intravenosos que necesite durante la cirugía.

Cirpemi Cirugía Pediátrica © 2014 - info@cirugiapediatrica.es - Tfno 91 376 70 40 - Madrid - España - Diseño Web TaLLo