Antes de nada vamos a aclarar unos términos:


Llamamos febrícula a una temperatura mayor que 37 pero menos de 38º C.

Llamamos fiebre a una temperatura igual o mayor a 38 º C.


La aparición de febrícula el día de la cirugía puede ser normal por el estrés de la cirugía y más si el niño está muy irritable, nervioso, con dolor… en ese caso trata de calmarle y dale los analgésicos de forma pautada como hemos explicado en ese apartado.


A partir de ahí, si la cirugía no es contaminada (por ejemplo una apendicitis…) no tiene por qué aparecer fiebre.


Si ésta aparece, no es muy alta y el niño tiene buen estado general y no hay otros signos como aumento del dolor de la herida u otros signos de infección como enrojecimiento o calor, puedes esperar, usar medidas físicas (aplicar paños fríos en frente, axilas, ingles…) dar una dosis de paracetamol y ver cómo evoluciona.


Si la fiebre persiste acude a tu médico.

Cirpemi Cirugía Pediátrica © 2014 - info@cirugiapediatrica.es - Tfno 91 376 70 40 - Madrid - España - Diseño Web TaLLo