Obviamente va a variar en función de la cirugía que haya tenido. Vamos a dar unos consejos generales para cirugías de corta estancia o de Hospital de Día. Para otras cirugías más complejas su cirujano dará los consejos específicos para cada una de ellas.


Generalmente los cuidados son mínimos y el niño va a poder irse a casa unas horas después del procedimiento:


Evitar mojar la zona de la herida. Lavar el cuerpo por partes o con una esponja durante los primeros 5 días.


El apósito se puede mantener sin tocar durante los primeros días, incluso una semana siempre que se mantenga limpio.


Si el apósito se cae o se moja con orina o se mancha con cualquier otra cosa, se puede retirar con cuidado, limpiar la zona con una esponja suave, secar y aplicar un poco antiséptico (yodo o clorhexidina) dejando secar al aire.


Si la herida está dentro de la zona del pañal:

la orina normalmente es un líquido estéril por lo que no tiene que producir infección en la herida aunque la moje. Aún así es mejor mantenerla seca. Sí hay que evitar al máximo el contacto con las heces.



No poner ropa con cinturones o elásticos que presionen sobre la zona operada.


Puede estar de pie, sentarse y andar de forma normal pero no fomentéis que el niño corra o haga cualquier tipo de ejercicio. Tampoco que use triciclo, tacatá… sobre todo si la cirugía ha sido en los genitales o en la zona inguinal, ya que favorecerá que la zona se inflame y además supone un esfuerzo para el niño.


Cirpemi Cirugía Pediátrica © 2014 - info@cirugiapediatrica.es - Tfno 91 376 70 40 - Madrid - España - Diseño Web TaLLo