Estas son recomendaciones generales para cirugías que no hayan implicado al aparato digestivo.


Durante el primer día pueden presentarse nauseas o vómitos como consecuencia de la anestesia. En ese caso no hay que insistir en que tolere excepto líquidos, como agua, suero oral, leche, zumo, una infusión templada, un poco de caldo, … y que éstos estén tibios (evitar dar bebidas demasiado frías).


El día de la cirugía debe darse una dieta suave, con líquidos al principio o yogur. Luego se puede dar una tortilla o pescado o algo que tolere fácilmente, sin forzarle. Si no quiere comer no le fuerces, bastará con que beba líquidos.


A partir del día siguiente y al menos durante los primeros 10 días se puede dar una alimentación más o menos normal pero si la cirugía ha sido en el abdomen es mejor evitar todos aquellos alimentos y bebidas que puedan favorecer la flatulencia y por tanto aumentar las molestias a nivel de la herida (legumbres como garbanzos, lentejas, coliflor, refrescos o cualquier otro tipo de bebida gaseosa…).


Lo mejor es dar una dieta sana, rica en frutas y verduras frescas que ayuden además a evitar el estreñimiento que puede estar aumentado tanto porque el niño no se mueva como porque le duela ejercer presión con el abdomen.


Si tu hijo está estreñido habitualmente te recomendamos que comiences con dieta rica en fibra y abundantes líquidos para poder ayudarle desde el principio.


Evitar al máximo golosinas, bollería industrial y alimentos precocinados que tienen un alto contenido en azúcares refinados, grasas, y antioxidantes artificiales que dificultan la capacidad de recuperación natural del cuerpo y favorecen la inflamación.

Cirpemi Cirugía Pediátrica © 2014 - info@cirugiapediatrica.es - Tfno 91 376 70 40 - Madrid - España - Diseño Web TaLLo