Fimosis




¿Se puede evitar la circuncisión en algún caso?


En los casos en los que la fimosis es leve podemos hacer una plastia prepucial o técnica de Duhamel (En esta técnica no extirpamos piel prepucial sino que simplemente ampliamos la parte estrecha mediante un corte en un sentido y la sutura en el sentido contrario) y una Frenulotomía o sección del frenillo.


¿Se necesita anestesia para realizar la circuncisión?


Nosotros preferimos realizar (en todos los casos y en todas las edades), el procedimiento en el quirófano y mediante una sedación del niño con mascarilla. Además de eso el anestesista aplica anestésico local alrededor del pene de manera que esto evita el dolor en las horas posteriores a la circuncisión.

De este modo, la mayoría de los neonatos circuncidados pasan de estar dormidos en la cuna o en brazos de sus padres, a estar sedados en la camilla de quirófano y de nuevo en la cuna sin haberse despertado, llorado ni darse cuenta de nada.

En los niños más mayores frecuentemente recurrimos a una premedicación por vía oral o intranasal, para que entre adormilado al quirófano.


Cuidados Postquirúrgicos ¿Qué cuidados se requieren tras la circuncisión?


Si es un neonato o un niño pequeño aún con pañales:

Por nuestra experiencia, las molestias postoperatorias en el neonato en los primeros días de vida son menores no precisando apenas analgesia oral. En todo caso, recomendamos la administración de paracetamol oral durante las primeras 24 horas, cada 8 horas aproximadamente, coincidiendo con alguna de las tomas.

Si el niño ya tiene más de 1-2 meses las molestias pueden ser mayores por lo que recomendamos la analgesia oral durante 24-72 horas en función de cómo vean los padres su estado de irritación.

Se puede bañar al niño del modo habitual evitando tenerle sumergido en agua durante mucho tiempo al menos hasta que los puntos se hayan caído. No hace falta frotar ni aplicar jabón sobre el glande recién expuesto, si no mojarlo suavemente y secarlo después con una toallita muy suave.

Aplicar vaselina no perfumada sobre el glande directamente, o cubriéndolo con gasas impregnadas en ella, le protegerá de la posible irritación del amonio presente en la orina y que se acumula en el pañal. Además de esto es recomendable cambiar el pañal frecuentemente e incluso dejar al bebé con el pene al aire a ratos.

Si es un niño mayor y sin pañal:

Las molestias dependen generalmente del grado de fimosis y de la técnica realizada además de la sensibilidad al dolor que es inherente a cada persona. Cuanta más fimosis y retracción presenta la piel mayor suele ser la inflamación después.

Recomendamos la analgesia oral durante 24-72 horas en función de cómo vean los padres las molestias que presenta. El analgésico puede ser el paracetamol (Apiretal…) o Ibuprofeno (Dalsy…) cada 8 o 6 horas, o incluso alternando uno y otro cada 4 horas (Paracetamol, a las 4 horas Ibuprofeno…), aunque esto último no suele ser necesario.

Se puede lavar al niño preferentemente con ducha en lugar de baño, al menos hasta que los puntos se hayan caído. No hace falta frotar ni aplicar jabón sobre el glande recién expuesto, sino mojarlo suavemente y secarlo después con una toalla muy suave.

Si la circuncisión ha sido radical y el glande está totalmente expuesto: Aplicar vaselina sobre el glande directamente o con unas gasas impregnadas en ella. De este modo evitamos que el glande se adhiera a la ropa interior y le protegemos de la irritación por el roce y por la orina.

Si la circuncisión ha sido parcial o sólo ha sido necesaria una plastia y Frenulotomía, es importantísimo retirar el prepucio hacia atrás suavemente desde el primer día postoperatorio, para aplicar la vaselina entre el glande y la piel remanente y volver a subir la piel. De este modo evitamos que se hagan adherencias entre el glande y la piel recién separados y que la cicatriz se estreche.




...Volver...



Cirpemi Cirugía Pediátrica © 2014 - info@cirugiapediatrica.es - Tfno 91 376 70 40 - Madrid - España - Diseño Web TaLLo